Instituto de la Mujer
Filiación, patria potestad y alimentos Compartir

¿Qué es la filiación?

Es la relación jurídica entre una hija o un hijo con sus padres o madres. La filiación puede ser por naturaleza o por adopción. La filiación por naturaleza puede ser matrimonial y no matrimonial.

¿Existen diferencias entre hijos e hijas naturales, adoptivas, matrimoniales o no matrimoniales?

Ninguna.

¿Cómo se establece o determina la filiación?

Con el parto o nacimiento y el reconocimiento ante el Registro Civil o mediante la adopción. También mediante un proceso judicial en que se le reconozca como hijo o hija de determinada persona.

¿Qué derechos tienen las hijas e hijos?

En términos generales, llevar los apellidos de su padre y de su madre, recibir de ambos todo lo necesario para su desarrollo personal y recibir la herencia que fijen las leyes.

¿Cómo se adquieren esos derechos?

Al quedar inscrito en el Registro Civil como hija o hijo de la madre o del padre correspondiente, o porque la paternidad o la maternidad sea reclamada por la madre, el padre o la misma hija o el hijo, en un proceso judicial que le reconozca como tal.

¿Quién puede inscribir el nacimiento de una niña o un niño en el Registro Civil?

Cualquiera que tenga conocimiento de ello debiendo presentar acta de nacimiento.

¿Cómo se establece la filiación matrimonial?

Con el acta de matrimonio de los padres y/o las madres casados entre si. Cuando las hijas e hijos se hayan tenido antes de la celebración del matrimonio, la filiación matrimonial se adquiere desde la fecha del matrimonio. También se puede adquirir la filiación matrimonial mediante sentencia que así lo establezca.

¿Puede un padre reconocer a una hija o hijo aunque esté casado con otra persona que no sea su madre?

Si, no existe impedimento alguno para el reconocimiento de una hija o un hijo nacido sin que sus padres o madres estén casados entre si..

¿Es cierto que la Ley presume que las hijas e hijos de una mujer casada son también hijos o hijas de su cónyuge?

Sí. El Código Civil establece que serán hijo o hija del cónyuge cuando nacieran después de la celebración del matrimonio y antes de los trecientos días siguientes a su disolución o a la separación legal o de hecho de los cónyuges.

¿Cuándo deja de presumirse la paternidad del cónyuge?

Pasados los 300 días siguientes a la disolución, separación legal o de hecho de los cónyuges.

¿Se puede romper la presunción de que una hija o un hijo es matrimonial?

Sí.

¿Quiénes pueden hacerlo?

En el caso de hijas e hijos matrimoniales el marido si la hija o el hijo ha nacido en los 180 días siguientes a la celebración del matrimonio, mediante declaración auténtica en contrario formalizada a los 6 meses siguientes al conocimiento del parto, salvo reconocimiento tácito o expreso.

¿Cómo se inscribe una hija o un hijo cuando la madre es soltera?

Puede hacerse declarando solo la identidad de la madre fijada en el acta de nacimiento.

¿Puede el padre o la madre inscribir a su hija o su hijo aunque esté casado con otra persona?

Puede hacerlo.

¿El libro de familia es igual para todos (matrimonios, hijas e hijos nacidos fuera de matrimonio)?

Sí, es igual.

¿Debe ser el primero el apellido del padre en el caso de que este reconozca la filiación o se trate de un matrimonio heterosexual?

El orden de los apellidos puede ser decidido en el momento de la inscripción por acuerdo entre los padres para su primer hijo o hija común. Este orden será para todos los hermanos o hermanas de padre y madre. Si no lo deciden se aplica la norma que establece que el primer apellido será el primero del padre y el segundo el primero de la madre.

¿Deben tener todas las hermanas o hermanos el mismo orden de apellidos o se puede cambiar?

El orden de los apellidos del primero, impone el de las hermanas o hermanos nacidos de la misma pareja.

¿Puede cambiarse el orden?

Puede hacerlo la interesada o el interesado al llegar a la mayoría de edad.

¿Que es la patria potestad?

El conjunto de derechos y obligaciones existentes entre madres y padres e hijas o hijos.

¿En qué consiste la patria potestad?

Las madres y los padres deben velar por las hijas e hijos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurar su formación integral. También representarlos y administrar sus bienes. Las hijas y los hijos están bajo la potestad de sus padres hasta su emancipación o mayoría de edad, y mientras dure deben obedecerles y contribuir al sostenimiento de la familia, si tienen medios para ello.

¿En qué se diferencia la patria potestad de la guarda y custodia?

Si ambos madres y padres viven juntos, ambas figuras se encuentran unidas. Si se produce la separación legal o el divorcio entre madres y padres; la guarda y custodia es la obligación de cuidar a las hijas e hijos la tiene la madre o el padre con quien conviven y por tanto es quien ejerce la decisión sobre cuestiones de la vida cotidiana.

¿Quién ejerce la patria potestad?

Las madres y los padres en igualdad de condiciones.

¿Y si alguna de las madres o padres no está de acuerdo con una decisión tomada por el otro u otra, por ejemplo, la elección de colegio?

Puede acudir al Juzgado que en un proceso en que se oirá a ambos y a la hija o al hijo si es mayor de 12 años, decidirá teniendo en cuenta el interés del o la menor.

¿Y si no están de acuerdo de forma reiterada en las decisiones tomadas por el o la otra progenitora?

El tribunal puede atribuir totalmente a uno u otra o distribuir entre ambos las diferentes funciones de la patria potestad.

¿En qué casos puede perderse la patria potestad sobre las hijas e hijos?

En caso de condena penal, relacionada con el abandono, el maltrato o los abusos sexuales. También en los casos en que la filiación haya sido determinada judicialmente con la oposición del padre.

¿La pérdida de la patria potestad implica el cese de la obligación de dar alimentos a la hija o al hijo?

No.

¿Se pierden en estos casos los apellidos?

Sí, excepto que solicite su mantenimiento la hija, el hijo o su representante legal.

¿Cómo se determina la filiación no matrimonial?

Por parte del padre:

  • Por reconocimiento del padre ante el Registro Civil.
  • Por resolución recaída en Expediente Registral ó por Sentencia firme.

Por parte de la madre:

Por inscripción en el Registro Civil.

¿Pueden reconocer una hija o un hijo una persona incapaz?

Sí, pero necesitan aprobación judicial con informe del Ministerio Fiscal.

¿Se puede reconocer a una hija o a un hijo mayor de edad?

Sí, siendo necesario su consentimiento.

¿Puede ser reconocida una persona nacida de la relación de hermanos, o de una madre y un hijo, o de un padre y una hija?

Sí, si el interés del nacido se reconoce judicialmente, con intervención del Ministerio Fiscal.

¿Puede reclamarse judicialmente la filiación cuando la persona es conocida pacíficamente como “hija o hijo de”?

Cuando existe posesión de estado (ser reconocido de hecho como hijo o hija de alguien) puede reclamarse por cualquier persona con interés legítimo y dicha posibilidad no prescribe.

¿Quién puede reclamar la filiación no matrimonial?

Puede ser reclamada por el padre, la madre o el hijo o hija.

¿Qué plazo hay para reclamarla?

No prescribe.

¿Y si la hija o el hijo muere sin haber reclamado su filiación, que pueden hacer sus descendientes?

Si la hija o el hijo mueren antes de que pasen cuatro años de tener plena capacidad (mayor de edad o emancipación), durante el año siguiente al descubrimiento de las pruebas en que se funde la demanda, su acción corresponde a sus herederos/as por el tiempo que faltare para completar dichos plazos.

¿Puede impugnarse la paternidad o la maternidad?

Sí.

¿Puede hacerlo el padre?

El padre legal durante el año siguiente a la inscripción. Existiendo error, violencia o intimidación, la acción de impugnación caduca al año desde que cesó el vicio de consentimiento.

¿Puede impugnar la hija o el hijo la paternidad?

Sí. En el plazo de un año desde que se establece la filiación, si fuese menor y representado por la madre. Por la propia hija o hijo durante el año siguiente a que alcance la mayoría de edad o la plena capacidad legal.

¿Puede la madre impugnar su maternidad?

Sí, justificando la suposición de parto o no ser cierta la identidad de la hija o el hijo.

¿Puede establecerse en sentencia la paternidad, cuando el padre se niega a ello?

La negativa en sí a efectuar las pruebas de paternidad no implica que se equipare a la confesión del demandado.

Es necesario que se presenten otras pruebas que aunque por sí no acreditan la paternidad plenamente (pues no hay testigos directos de las relaciones sexuales y si los hay, solamente las pruebas médicas de ADN demuestran la paternidad), la comparecencia de testigos de la relación, cartas, etc., unidos a la negativa a efectuar las pruebas puede llevar al reconocimiento judicial de la paternidad.

¿Se puede echar de casa a una hija o un hijo menor, cuya conducta es insoportable para las madres o los padres?

No, supondría una vulneración de la obligación de “tenerlos en su compañía”.

¿Qué puede hacerse?

Recabar el auxilio de los juzgados de menores, siendo el Juzgado correspondiente el que decidirá las medidas a adoptar, entre las que pueden ser la de internamiento en casos extremos.

¿Puede una hija o un hijo menor denunciar a sus padres?

Sí. Ante la jurisdicción penal y a través de su representante legal, madre o padre y de la Fiscalía si hubiese cometido falta o delito contra la madre o el padre.

También la hija o el hijo pueden solicitar ante el juzgado de lo civil directamente, o a través del padre o de la madre, que se adopten medidas, por incumplimiento del deber de prestarle alimentos y cuantas medidas sean necesarias para apartarle de perturbaciones dañosas o del peligro de sustracción.

¿Puede privarse a la madre o al padre de la representación legal de sus hijos e hijas menores?

Sí, en el supuesto de que exista conflicto de intereses.

¿Quién representa a las y los menores en estos casos?

El padre o la madre con el que no existe conflicto de intereses, o de existir conflicto con ambos un defensor judicial.

¿Quién administra los bienes que pudieran tener las y los menores?

El padre o la madre con algunas excepciones.

¿Las hijas o los hijos menores que tengan rentas están obligados a contribuir a los gastos familiares?

En el caso de que los padres administren los bienes pueden destinar los frutos o rentas al levantamiento de cargas familiares sin tener que rendir cuentas de ellos. En el supuesto de que no administren los bienes pueden pedir al juzgado la parte de los rendimientos que consideren equitativos.

¿Pueden las madres y los padres renunciar a derechos, disponer de bienes o renunciar a herencias de las y los menores sobre los que ejercen la patria potestad?

No sin autorización judicial.

¿Se pueden acordar medidas cautelares ante una mala administración de los bienes de las y los menores?

Sí, si es el caso de que la administración del padre o de la madre provoque un grave perjuicio y lo solicite la hija, el hijo o el Ministerio Fiscal o cualquier pariente.

¿Deben rendir cuentas las madres y los padres sobre el patrimonio que han administrado al llegar la o el menor a la mayoría de edad?

Sí, puede ser exigible y prescribe a los tres años. En caso de pérdida o deterioro de bienes por culpa grave o dolo, ambos padres responden de los daños y perjuicios sufridos.

Si las madres o los padres no se tienen medios suficientes para atender a una hija o un hijo, ¿que pueden hacer?

Solicitar a la Administración pública competente en su Comunidad Autónoma que se le asignen ayudas o que asuma el cuidado del o la menor directamente.

¿Puede el tribunal competente considerar que un menor esté en situación de desamparo y ordenar que la guarda la ejerza la entidad pública competente para ello?

Sí, aunque de forma temporal y reversible.

¿Pueden las madres y los padres recurrir la privación de la custodia efectuada por la Administración pública?

Sí, ante el juzgado de su domicilio.

¿Si se tiene una persona menor de edad en situación de acogimiento familiar es más fácil adoptarle?

El acogimiento es temporal, y únicamente en el caso de que sea “acogimiento-preadoptivo”.

¿Quién puede adoptar?

Un mayor de 25 años a título individual, los cónyuges (heterosexuales u homosexuales) conjuntamente, debiendo ser uno de ellos mayor de 25 años.

¿Las abuelas y los abuelos tienen derecho a relacionarse con sus nietas y nietos aunque las madres o los padres no lo permitan?

Sí, mediante un proceso ante el Juzgado del domicilio del o la menor, solicitando un régimen de visitas.

¿Y en el caso de que las y los progenitores del o la menor estén separados?

También, pero el juzgado debe cuidar de que las relaciones con las abuelas y los abuelos no den lugar a que se infrinjan resoluciones judiciales que restrinjan o suspendan las relaciones de las y los menores con alguno de las y los progenitores.

¿Qué son los alimentos?

Desde el punto de vista legal, se entiende por alimentos no sólo la comida, sino todo lo que es indispensable para el sustento propiamente dicho, el alojamiento, el vestido y la asistencia médica.

También se incluye dentro de los alimentos, la educación e instrucción cuando se trate de menores o mayores de edad, que no han terminado su formación, e incluso los gastos de embarazo y parto si no están cubiertos de otra forma.

¿Quiénes están obligados a prestar alimentos?

Deben prestar alimentos y en el orden que se indica:

  • Los y las cónyuges. En las parejas de hecho esta obligación para ser exigible deberá haber sido pactada expresamente por los que convivan juntos.
  • Los y las descendientes: Hijos e hijas, nietas y nietos.
  • Los y las ascendientes: Padres, madres, y abuelos y abuelas
  • Los y las hermanas: Sólo tienen la obligación de prestarse alimentos en los casos en que sea imprescindible y su alcance se limitará a los auxilios mínimos.

En el caso de que concurran varios obligados a prestarlos (como por ejemplo, el padre y la madre, más de un hijo…) su importe se repartirá en función de los ingresos que cada uno obtenga.

¿Qué cantidad debe abonarse en concepto de alimentos?

La cuantía de la pensión de alimentos depende de dos circunstancias:

  • De los ingresos de la persona que está obligada a abonarlos.
  • De las necesidades de la persona beneficiaria o de la persona a quien deben abonarse.

Al contrario de lo que sucede en otros países europeos, en la legislación española no existe ningún baremo obligatorio al que deba ajustarse el juez o jueza a la hora de fijar la pensión de alimentos. Puede, por tanto, concretar su cuantía conforme a su criterio, pero siempre dentro de los márgenes legales.

Posteriormente, la cuantía de la pensión de alimentos se podrá incrementar o reducir en función de las necesidades de la persona beneficiaria y del incremento o disminución de los recursos económicos de la persona que debe satisfacer la pensión.

¿Cuándo se genera la obligación de prestar alimentos?

La obligación de prestar alimentos nace cuando surge la necesidad de los mismos, pero no es exigible hasta que no se interpone la correspondiente demanda judicial solicitando su establecimiento.

¿Cómo pueden satisfacerse los alimentos?

La pensión de alimentos puede satisfacerse de dos formas:

  • Mediante el pago de una pensión mensual.
  • Manteniendo en casa de la persona obligada a prestarlos a quien los solicite, en los casos en los que esto sea posible.

¿Cuándo se extingue la obligación de satisfacer alimentos?

La obligación de prestar alimentos cesa:

  • Cuando la persona obligada a prestarlos fallece.
  • Cuando los recursos de la persona obligada se reducen hasta el punto de que si los satisface pone en peligro su propia subsistencia y la de su familia.
  • Cuando el “alimentista”, esto es, la persona que recibe los alimentos, puede ejercer una profesión u oficio o haya mejorado su situación económica de forma que no necesita la pensión de alimentos para subsistir.
  • Si el alimentista comete alguna de las faltas que dan lugar a la desheredación.
  • Si el alimentista es descendiente de la persona obligada a dar los alimentos y su necesidad se debe a una mala conducta o a la falta de aplicación en el trabajo, perderá su derecho a percibir alimentos mientras dure este comportamiento.

¿Hasta qué edad deben satisfacerse alimentos a los hijos e hijas?

Los alimentos deben satisfacerse, en principio, hasta la mayoría de edad; ahora bien, si después de cumplir esta edad continúa estudiando, o carece de medios de subsistencia propios, el hijo o la hija podrá exigir alimentos hasta que sea capaz de valerse por sí mismo.

En estos casos, la reclamación de alimentos deberá realizarla directamente el hijo o hija sin que pueda hacerlo en su nombre alguno de los progenitores con el que conviva.

¿Cómo pueden reclamarse alimentos?

Las cantidades a satisfacer por alimentos a los hijos e hijas serán las que se fije en la sentencia de separación o divorcio que se dicte tras el correspondiente proceso matrimonial.

En los casos en los que los padres o madres sean parejas de hecho y no estén casados, o se reclamen alimentos al cónyuge o a otros familiares al margen de procesos matrimoniales, deberán solicitarse a través de un procedimiento judicial denominado juicio verbal.

Por otra parte, si la persona obligada a dar alimentos incumple su obligación y el alimentista denuncia tal incumplimiento ante el juez, el infractor puede ver embargados sus bienes, o incluso verse sometido a un procedimiento penal: el impago durante dos meses consecutivos o de cuatro meses no consecutivos de la pensión de alimentos es constitutivo de un delito de abandono de familia, sancionado con pena de arresto de 8 a 20 fines de semana.

En todo caso, siempre resulta conveniente obtener el consejo de una persona profesional de la abogacía (abogado o abogada) sobre la conveniencia o no de iniciar las correspondientes acciones legales y los pasos a seguir en cada caso concreto.

W3C. Se abrirá en una ventana nueva